Columna: …Y entonces, llegó el caos

Por Rafael Navarro Barrón A las 8 de la mañana aún se tejía una esperanza, pero a esa hora empezó el caos. El fenómeno se repetía por toda la ciudad y los capitanes del ejército de Independientes no hallaban qué hacer con el agudo problema que tenían encima: los representantes de casilla no llegaron y…

Detalles